Ayuntamiento de

                                                Herreruela de Oropesa

 

 

Historia 


 

Herreruela es un municipio que formó parte del Condado de Oropesa cuyos titulares, como es bien sabido, fueron los Álvarez de Toledo desde 1369. Primero como señores, iniciándose con D. García Álvarez de Toledo, quien recibió la merced inicial de Enrique II, continuando hasta el quinto señor D. Fernando Álvarez de Toledo y Zúñiga a quien los Reyes Católicos otorgaron el titulo de Conde de Oropesa, a cuyo linaje y jurisdicción quedó ligada la villa de Herreruela hasta el siglo XIX, junto con doce pueblos toledanos. 


Entre los representantes de los concejos y lugares del condado que reciben al primer conde, se encuentran los de nuestra villa. Corría el último tercio del siglo XV. 

Por aquellas fechas era un lugar llamado Ferreruela al que autores como Jiménez de Gregorio, atestiguan su existencia en 1156 quizás como simple alquería. De cualquier forma, es posible que su nacimiento se deba a la instalación de alguna herrería para atender el mantenimiento de las extensas labores agrícolas y ganaderas que en aquellos parajes se desarrollaron y quizás también como servicio a los transeúntes del vecino camino real de Extremadura.

En torno a esta pequeña industria se agruparon los primeros pobladores dando lugar a una aldea cuya población en 1587 era de setenta vecinos. Dos siglos más tarde vemos a los de Oropesa, señalándoles un término sin jurisdicción en 1751. No tardando en colisionar con los intereses del vecino pueblo de Lagartera con quien sostienen un pleito en 1764 por cuestiones de aprovechamiento de la dehesa boyal. 

En el siglo XVIII la fiscalidad señorial de Herreruela superaba a la real y eclesiástica, valorando su alcabala en 2.600 rls. y las tercias de sus diezmos 80 fanegas de trigo, 33 de centeno y 14 de cebada. 

A mediados de la centuria anterior se cifran 59 vecinos que suman aproximadamente 240 habitantes, censándose a finales 211. Se dedican a la agricultura y ganadería. La población carecía de bienes propios, aprovechando los montes comunales y alguna pequeña industria.

 

Referencias: