Ayuntamiento de

                                                Herreruela de Oropesa


 Datos

MEDIO NATURAL


Encuadre geográfico

El término municipal de Herreruela de Oropesa tiene una superficie aproximada de 10,50 Km2 y linda por el norte con Oropesa y Corchuela; al este, con Lagartera; al sur, con Torrico, y, al oeste, con Caleruela y Calzada de Oropesa. Pertenece a la comarca de La Campana de Oropesa y las Cuatro Villas, en el extremo occidental de la provincia de Toledo, lindando ya con las de Ávila por el norte y Cáceres por el Oeste. 
Hoy día queda bajo la influencia administrativa y comercial de Talavera de la Reina y en el partido judicial de Puente del Arzobispo, aunque Navalmoral de la Mata, ya en la provincia de Cáceres también supone un polo de atracción comercial para los vecinos de la villa.
El núcleo urbano, con unas coordenadas 39º53'15"N y 1º33'19"O está situado a 378 m sobre el nivel del mar, en la confluencia de la Autovía de Extremadura (p.k. 154,000) y la carretera TO-V-7011 que conduce a Caleruela. Se encuentra a 115 kilómetros de la capital provincial.

Relieve
El término municipal tiene una forma alargada en sentido norte-sur; la línea de ferrocarril Madrid-Cáceres y la autovía N-V lo cruzan de este a oeste al norte del núcleo urbano, que se encuentra en el centro aproximado del término; la mitad septentrional es llana mientras que la parte sur está accidentada por la sierra de la Ventosilla, de formaciones graníticas. En cualquier caso, presenta un paisaje bastante uniforme con los municipios vecinos, enmarcados por el protagonismo de la sierra de Gredos al norte. La altura media del término municipal se sitúa en torno a los 378 m. sobre el nivel del mar.

Suelos 
Orográficamente, se observa una gradación de zonas según su altura en sentido Sur-Norte. Las zonas más altas del municipio se sitúan al Sur, en las cumbres de los Altos de los Cuervos (con una altitud de unos 491 m), mientras que en el límite Norte del término municipal se localiza la zona de menor altitud (con unos 345 m aproximadamente). En cuanto a las pendientes, mientras la zona situada al Norte de la carretera nacional Madrid-Badajoz apenas posee pendientes apreciables (a lo sumo del 1,5% en algunos lugares, en el área situada al Sur aparecen ya pendientes del 2 al 5%.
En el municipio de Herreruela de Oropesa podemos identificar tres tipos de suelos diferentes:
Toda la zona Norte del término municipal de Herreruela de Oropesa se asienta sobre terrenos Miocénicos, cuya litología se compone fundamentalmente de conglomerados y arenas. En esta zona encontramos los  suelos denominados por la FAO gleysoles. Son aquellos suelos que presentan una clara hidromorfía en los primeros 50cm y en donde las formas de hierro están en su mayor parte en estado ferroso. Estos suelos se localizan normalmente en situaciones deprimidas, endorreicas y por lo tanto se encharcan con facilidad, permaneciendo parte del año saturadas con agua. Se desarrollan generalmente sobre materiales no consolidados como por ejemplo arenas y arcillas. En nuestra área de estudio, encontramos concretamente gleysoles dístricos, los cuales tienes un grado de saturación en bases bajo, siempre inferior al 50%.
La segunda formación geológica en importancia del municipio son los granitos de grano grueso de tipo porfiroide existentes al Este y Sureste del núcleo urbano de Herreruela de Oropesa, donde abundan los granitos de dos micas, con predominio de la biotita. Encontramos aquí los suelos denominados por la FAO cambisoles. 
Los cambisoles son suelos en una etapa inicial de formación. Se caracterizan por el desarrollo de un horizonte B de alteración (B cámbico) que da lugar a que la textura y estructura sean distintas a las de las rocas de base. Es un horizonte que se forma por alteración “in situ” de los minerales de la roca o de los materiales de partida y que se traduce en un color pardo vivo, una estructura típica, una liberación de óxidos de hierro y la presencia todavía en cantidad apreciable de minerales alterables procedentes de los materiales parentales. Un ejemplo clásico lo constituyen los suelos formados a partir de los granitos (como es el caso). Se ve cómo la roca se va aflojando, se altera poco a poco, aún recuerda la roca granítica de la que se partió, pero tiene estructura de suelo que es distinta a la de la roca y un color pardo o pardo rojizo debido a la liberación del hierro, procedente de las biotitas, pero aún permanece sin alterar gran porción de minerales, por ejemplo, parte de la moscovitas y de los feldespatos. Se trata de un simple proceso de alteración deteniéndose ahí la evolución.
Los cambisoles tienen características derivadas de su textura equilibrada: la fracción arenosa facilita el drenaje y frena la ascensión de agua hasta la superficie, lo que disminuye la cantidad evaporada por el suelo, lo que unido a que, como son suelos de capacidad de retención media, se mantiene mejor la reserva de agua y en consecuencia la evapotranspirada puede ser mayor, con lo cual las plantas cubren bastante bien sus necesidades hídricas.
En concreto, en el área central del término municipal encontramos los denominados cambisoles eútricos. Son los cambisoles que no tienen carbonato cálcico en el perfil, al menos entre los 20 y 50cm., pero que tienen una saturación en bases alta, siempre superior al 50%. El horizonte superficial es de tipo A ócrico, con colores claros como corresponde al bajo contenido en materia orgánica. Son suelos cuyo pH está siempre próximo a la neutralidad con valores comprendidos entre 6,5 y 7,5. Las texturas oscilan entre franco arenosas y franco arcillosas y los contenidos en materia orgánica apenas llegan al 1%.
Estas características permiten contemplar los terrenos próximos al núcleo urbano como aptos para ser urbanizados y edificados, sin que su desarrollo urbanístico represente problema alguno para el futuro.
En el límite Sureste del término municipal, encontramos suelos del tipo cambisoles dístricos, suelos ácidos con bajo hasta regular contenido en bases. Dentro de los cambisoles (y compartiendo las caraterísticas generales de este tipo de suelos comentadas en el punto anterior) los cambisoles dístricos se caracterizan por su acidez, pH entre 5 y 6, y bajo contenido en materia orgánica, pues en el horizonte A los valores oscilan entre 1 y 2,5%. No tienen carbonato cálcico en la masa del suelo y el grado de saturación de estos suelos es siempre inferior al 50%. Todas estas propiedades corresponden además con un perfil que presenta un horizonte superior claro de unos 15cm cuando no se cultiva, que descansa sobre otro al que llamamos cámbico, que suele tener unos 25cm de espesor y ya por debajo el material originario más o menos descompuesto.

Hidrología
Herreruela de Oropesa pertenece en su totalidad a la Cuenca del Tajo, aunque podemos distinguir dos zonas hidrogeológicas en función de si vierten sus aguas al Tiétar (afluente del Tajo) o directamente al Tajo. 
Al Norte del término municipal, se hallan dos riachuelos y el Arroyo del Riscalejo, cursos de agua intermitente que fluyen en sentido Sur-Norte y desembocan en el Arroyo de la Cerrada, también intermitente y cuyas aguas, ya fuera del municipio de Herreruela de Oropesa y después de pasar por numerosos arroyos, desembocan en el Tiétar.
Entre el núcleo de Herreruela y el límite occidental del término municipal, se encuentra el Arroyo del Carcaboso, curso temporal de agua que discurre en sentido Sur-Noroeste yendo a desembocar, ya fuera del término municipal, al Arroyo Fresnedoso, curso permanente de agua que desemboca también en el río Tiétar.
Al Sur del núcleo urbano de Herreruela, circulando en sentido Sur-Norte primero y Este-Oeste después, se encuentra el Arroyo del Molinillo, curso de agua temporal que transporta las aguas desde los Altos del Cuervo hasta el Embalse de Valdecañas, ya en el curso del río Tajo.
Otro aspecto de la hidrología superficial son los manantiales. Al Sureste del núcleo urbano de Herreruela de Oropesa se halla el Manantial de las Cruces, mientras que en el límite Norte del término municipal, en la zona denominada como La Corrochana, podemos hallar un segundo manantial. Hay también una fuente al Sur del municipio, en la zona de los Altos del Cuervo y próxima al curso de agua del Arroyo del Molinillo, denominada la Fuente del Veneruelo.
Con respecto a la hidrogeología subterránea, debemos resaltar que en la zona Sureste del municipio, donde los terrenos son graníticos, no se excluye la existencia de pequeños acuíferos libres asentados en las áreas de alteración o arenización 
Por otro lado, y según se indica en el mapa de vulnerabilidad a la contaminación de los mantos acuíferos elaborado por el Instituto Geológico y Minero de España, el municipio de Herreruela de Oropesa se incluye dentro de las zonas en las que, por no existir prácticamente afloraciones de formaciones permeables (o bien no existen acuíferos, o bien se trata de acuíferos cautivos profundos protegidos de la contaminación por grandes espesores de formaciones sedimentarias impermeables -margas, arcillas, etc.-), la contaminación afectará casi exclusivamente a  las aguas superficiales. A pesar de ello, no se excluye la existencia de pequeños acuíferos libres aislados, muy vulnerables a la contaminación, asentados en las áreas de alteración.
El término cuenta con diversos pozos de donde se viene captando agua. La calidad de las aguas es baja.

Clima
El clima de la zona es relativamente caluroso, con temperaturas moderadamente bajas en invierno y altas en verano. La mayor cantidad de lluvias se produce principalmente en las estaciones de otoño e invierno, siendo el verano claramente seco.
El promedio térmico anual se sitúa alrededor de los 16 ºC y oscila entre los 6,5 ºC de enero, el mes más frío, y los 27,5 ºC del mes de julio, el más cálido. Se han registrado heladas hasta abril inclusive y a partir de noviembre, con mínimas alrededor de los -4 ºC. Éste es un parámetro de importancia para la vegetación, ya que la duración de la estación libre de heladas (unos 190 días) determina una moderada parada vegetativa. 
Los vientos soplan en general con velocidades bastante bajas, y concretamente en la estación meteorológica de Toledo Buenavista, la dirección del viento dominante varía entre el frío Solano, del Este, y el templado Gallego, del Oeste.
En cuanto a las precipitaciones, presentan unos valores promedio anuales de unos 550 mm (para el período 1989-1999), con una evapotranspiración potencial anual, calculada por el método de Thornthwaite, por encima de los 700mm. Por otro lado, el crecimiento vegetativo se ve limitado por un déficit hídrico acumulado que empieza en los meses de junio-julio y tiene su máximo en septiembre.
Como consecuencia de la observación de los datos del balance hídrico (P–ETP) de las distintas estaciones, se puede indicar que existe un componente vectorial de evolución de los distintos parámetros climáticos de la zona de estudio que va en dirección SONE, y en el que se manifiesta un aumento del superávit de agua y una disminución del déficit.
Todo ello, define que, bioclimáticamente, el municipio de Herreruela de Oropesa se encuadre dentro de la Región Mediterránea, Piso Mesomediteráneo Medio Seco (en el límite con el Subhúmedo) con un clima atemperado gracias al resguardo proporcionado por la Sierra de Gredos.
El estudio climatológico de la zona se ha realizado en base a datos termopluviométricos de cinco estaciones situadas una en la provincia de Cáceres (Bohonal de Ibor) y cuatro en la provincia de Toledo (Talavera de la Reina, Dehesón del Encinar, Velada y El Puente del Arzobispo). La elección de las mencionadas estaciones meteorológicas, todas termopluviométricas, viene justificada por su proximidad y similitudes (altitudinal, topográfica, etc.) con nuestra zona de estudio.

Vegetación y paisaje
Herreruela de Oropesa, como el resto de la Comarca, se caracteriza por su llanura, enmarcada por la Sierra de Gredos al norte y el valle del Tajo al sur.
La suma de factores geomorfologógicos, climáticos y edafológicos determina una vegetación potencial de encina (Quercus ilex) en solanas, en situaciones medias alcornoque (Quercus suber), y en umbrías el quejigo (Quercus faginea). El sotobosque que acompaña está constituido fundamentalmente por la estepa (Cistus monspeliensis) y la lavanda (Lavandula stoechas).
Las actividades antrópicas de aprovechamiento agrícola, ganadero y forestal sobre el territorio han dado lugar a que en algunas zonas se produzca una sustitución de las comunidades climácicas, creándose un mosaico vegetal compuesto por los siguientes paisajes:
• Labor intensiva con barbecho blanco (año y vez): Se localiza principalmente en el límite Norte del término municipal y también al Oeste del núcleo urbano de Herreruela de Oropesa, ocupando unas 161Ha. Este tipo de aprovechamiento se corresponde con situaciones edafológicas desfavorables, en terrenos de poca profundidad y fertilidad baja. La alternativa clásica es la de cereal-barbecho, empleándose como cereal el trigo, la cebada y la avena.
• Labor intensiva al tercio: Se sitúa este aprovechamiento al Norte del núcleo urbano de Herreruela de Oropesa, entre éste y la carretera nacional V, ocupando unas 312Ha. Se trata de terrenos pobres en los que se cultiva cebada, avena o trigo, un año de cada tres, con producciones muy bajas debido a la mala calidad de las tierras.
• Labor extensiva al cuarto y quinto año: Se localiza al Noroeste del término municipal, por encima de la carretera nacional V, ocupando una superficie de 215Ha. Se trata de terrenos cuyo principal aprovechamiento es el pastizal, aunque con el fin de alimentar al ganado en las épocas de escasez, se cultiva una parte. Esta alternancia es típica de las grandes fincas, que se dividen en 4 ó 5 partes y se establece una rotación de cultivo y pasto. El cultivo es cerealista (cebada, avena), siendo las producciones del orden de 900Kg. para la cebada y 700Kg. para la avena.
• Olivar para almazara: Se sitúa este aprovechamiento al Sur del núcleo urbano de Herreruela de Oropesa, ocupando unas 84Ha. Se trata por lo general de plantaciones adultas con un marco aproximado de 6 X 6 ó 7 X 7. Las producciones son bajas, ya que la media de verdeo son 900Kg/Ha, lo que supone unos 7Kg/árbol. El rendimiento en aceite es del 16% por lo que se obtienen unos 150Kg/H de aceite.
• Pastizal: Ocupa una superficie de 205Ha. que se localiza principalmente en la zona Sur del término municipal (Altos del Cuervo). En general se trata de pastos escasos y pobres, situados sobre tierras ácidas muy degradadas y erosionadas, que permanecen encharcadas gran parte del invierno por tener a escasa profundidad una capa impermeable. Las especies que lo pueblan son muy variadas, siendo las más significativas entre las leguminosas: Anthyllis lotoides, Caronilla dura, Lathyrus angulatus, Lotus conimbricensis y diversos Trifolium (subterraneum, tomentosum, angustifolium, arvense, etc). Entre las gramíneas se encuentran la Avena sterilis, Bromus rubens, Poa bulbosa, Vulpia bromoides, Gaudinia fragilis y otras. Asimismo existen otras especies como Plantago bellardi, Helianthemum guttatum, Euphorbia exigua, Rumex acetosella, Filago gallica, Diplotaxis catholita, etc. Al ser pastos pobres, el aprovechamiento fundamental es a base de ganado ovino y caprino, siendo la carga estimada de una oveja por Hectárea. y año. No obstante, en verano (de julio a octubre) hay que ir a las rastrojeras y en invierno (diciembre y enero) se hace necesario darles un suplemento a base de paja. Normalmente tan sólo durante 3 meses al año se puede decir que el pastizal es suficiente para alimentar el ganado. Respecto al ganado vacuno, la carga ganadera es de 0,05 U.G.M/Ha. y año.
• Pastizal-matorral: Se sitúa este aprovechamiento al Sur del núcleo urbano de Herreruela de Oropesa, entre el Arroyo del Molinillo y el límite municipal, ocupando unas 48Ha. Se trata de pastizales invadidos por matorral en una proporción del 40%. Son suelos pobres que van siendo abandonados por su baja rentabilidad. Las especies pastables que lo pueblan son las descritas en el punto anterior (Pastizal), en tanto que el matorral es en gran medida Cistus monspeliensis; dicho matorral esquilma el suelo produciendo su acidificación, por lo que es conveniente eliminarlo de los pastizales si se quiere evitar su degradación. Al ser la riqueza de pastos menor, la carga ganadera admisible es menos de la mitad que en el pastizal.
• Pastizal-matorral con arbolado: Se localiza en el límite Sureste del término municipal, ocupando una superficie de 13Ha. Son zonas de pasto invadidas por matorral, en las que hay arbolado de Quercus ilex con un porcentaje de cabida cubierta de 50 pies por Hectárea. Las características del pastizal y matorral son las reseñadas en el punto anterior (Pastizal-matorral), con una proporción de matorral del 30%.


Fauna
El norte del término municipal, concretamente, desde la línea férrea, se encuentra incluido en la delimitación del LIC/ZEPA “Llanuras de Oropesa, Lagartera y Calera y Chozas”.
Acabaremos esta descripción del medio físico con una breve enumeración de las especies animales más destacables, en función del hábitat en el cual se hallan normalmente.
En los hábitats acuáticos (arroyos estacionales, charcas...) encontramos anfibios como el sapo común (Bufo bufo) o la salamandra (Salamandra salamandra).
Entre los mamíferos que se encuentran en hábitats agrícolas (cultivos, prados, pastizales...) podemos citar al conejo (Oryctolagus cuniculus), la liebre (Lepus sp.), el ratón de campo (Apodemus sylvaticus). Pasando ya a la fauna ornítica, encontramos a la perdiz roja, la paloma torcaz (Columba palumbus), la paloma torera o campesina, la tórtola, el zorzal (Turdus philomelos) y al cuervo (Corvux corax).
En los hábitats arbolados, destacan mamíferos como la ardilla (Sciurus vulgaris), además de reptiles como la culebra bastarda (Malpolon monsprasulanus). En el apartado de aves, citar a la lechuza común (Tyto alba).

Patrimonio arquitectónico
El mayor valor cultural de Herreruela de Oropesa es la iglesia dedicada a San Ildefonso que, siendo originalmente construida en el siglo XVI con una sola nave, cuenta con planta de cruz latina gracias al alargamiento de la nave y la disposición de un crucero a mediados del siglo XX.

Existen otras edificaciones de cierto valor histórico, como las escuelas, el teleclub u otras construcciones residenciales.
Como sostiene Carlos Flores, "hacia Calzada de Oropesa se inicia el carácter extremeño del paisaje y, aunque los pueblos siguen fieles al tipo lagarterano, la influencia de la Extremadura inmediata se advierte ya en ciertos detalles: chimeneas, celosías de ladrillo..."
La edificación tradicional se caracteriza por tener una o dos plantas y estar en buena medida orientada a patios por los que se accede desde la calle y más cerrados respecto de la vía pública. El portón de entrada, a veces como única apertura a la calle, adquiere un fuerte protagonismo. 
En cuanto a materiales, predomina el ladrillo en aparejo toledano, como elemento de refuerzo del tapial o como relleno de entramados de madera. 
Las galerías y balcones han desaparecido por efecto de una cada vez mayor necesidad de hermetismo de la vivienda con respecto al exterior. Quizá sea ésta una constante en la arquitectura popular de la zona. Tradicionalmente, la vivienda se disponía al final del patio de acceso, dejando las naves agropecuarias junto al portón de entrada a la finca. 
Hoy día, la actividad cívica va perdiendo interés a favor del anonimato -heredero de los hábitos urbanos trasladados desde la ciudad por quienes emigraron- y así, en la actualidad, la vivienda, si se halla en el tejido urbano, se distancia de la calle con retranqueos y jardines delanteros aunque se prefiere la vivienda aislada de las afueras. 
Por el contrario, en el casco histórico los patios adquieren mayor protagonismo aunque con fuertes y altos cerramientos que les separan de los patios y miradas vecinas. De este modo, los patios mancomunados han perdido vigencia.

EVOLUCIÓN DEMOGRÁFICA 
Los datos demográficos que obran en los archivos históricos denotan una evolución no continua en cuanto a efectivos poblacionales. Así, mientras que en 1587 figura una población de 70 vecinos, en el siglo XVIII cuenta Herreruela de Oropesa con una población de 59 vecinos y unos trescientos habitantes.

A principios del siglo pasado alcanzó el millar de habitantes, llegando a contar a mediados con casi 1.300 habitantes, pero su tendencia es desde entonces descendiente, a favor de otros núcleos cercanos (Talavera de la Reina) o lejanos (Madrid y, en menor medida, Barcelona)
Ya en 1975 la población descendió a 596 habitantes, tendencia que se ha suavizado en las últimas décadas hasta contar, según la última revisión, con 400 habitantes.


Censo de vecinos en 1808
 

1930

1950

1975

1979

1986

1991

1996

1998

2000

2005

2010

2013

2014

2015

1.000

1.297

529

596

529

445

432

435

422

467

466

454 

400

388